jueves, 8 de octubre de 2015

Diario: Los Simpson. Temporada 2, capítulo 11. "Aviso de muerte"

 

¡Hola a todos! Continuamos reseñando la mejor serie de todos los tiempos, específicamente la segunda temporada, de la cual hemos analizado casi la mitad y no ha aparecido hasta el momento un solo capítulo decepcionante o algún altibajo en la calidad de la temporada. Y parece que este capítulo no será la excepción, ya que nuevamente nos encontramos con una historia realmente bien elaborada, con una carga emotiva mucho mayor de la que nos tenían acostumbrados hasta el momento. Así que, dicho esto, pasemos a analizar este gran episodio.
 
(A partir de aquí, SPOILERS)

Si bien todos los capítulos de la temporada han sido como mínimo excelentes, sin duda el que hoy nos ocupa es de los más emotivos hasta el momento. ¿Por qué? Porque la historia no podría ser más desgarradora, ya que la premisa de este episodio es que Homero va a morir y solo le queda un día de vida. Si, Homero, nuestro Homero, el personaje más genial y querido que pueda haber. No cabe duda de que nadie piensa que Homero va a morir EN SERIO, todos sabemos que es el protagonista de la serie y no se atreverían a matarlo, pero es que el capítulo es tan conmovedor de principio a fin que uno no puede evitar soltar alguna lágrima. Pero tranquilos, porque no es todo un drama. También hay unas cuantas bien logradas y repartidas dosis de humor, para que la travesía de nuestros protagonista no sea tan desoladora y agobiante. Recuerden que es una serie animada, tampoco esperamos llanto y angustia a cada momento, un equilibrio hace falta.


El primer acto es casi exclusivamente comedia, un chiste ingenioso tras otro. Ya sea por Homero y las particulares comidas japonesas que prueba del menú, Bart y Lisa en el karaoke, el cocinero "maestro" discutiendo con su alumno por su torpeza, o el divertido mesero cuya voz le da la estrella invitada George Takei (Todos lo recordarán por ser el Señor Sulu en Star Trek), los primeros minutos del capítulo son pura diversión. Sin embargo, los problemas empiezan cuando Homero comió literalmente todo lo del menú, excepto por un platillo muy particular: el Fugu, un pez globo delicioso, pero venenoso, y que debe ser preparado por un chef profesional para cortar el pez en los puntos precisos para suprimir el veneno. El cocinero alumno sabe que no puede hacerlo, y llama a su maestro para que se encargue, pero lo encuentra en un auto con la maestra Krabappel, y este se niega a ayudarlo, porque "sus habilidosas manos están ocupadas", obviamente en Krabappel. Como detalle para mencionar, aclarar como ya desde este episodio se nos muestra la tendencia de Krabappel a ser una... mujer fácil, por usar un término cortés. 


El alumno entonces debe preparar el Fugu el mismo, pero sabemos que no puede. Al poco tiempo le sirve el platillo a Homero. Nos ponemos nerviosos, sabemos que algo va a salir mal. Sin embargo, vemos que Homero disfruta del pez globo, parece estar bien, tal vez no pase nada... uy, el maestro está de vuelta. Se entera de todo, obviamente le reprocha al alumno lo que hizo (Un momento, ¿Quién lo estaba pasando bomba con una mujer hermosa hace unos segundos cuando necesitaba tu ayuda? Ubícate, amigo) y llevan a Homero al hospital. Pero bueno, tal vez no sea tan grave.... en un día va a morir. OH DIOS MIO. Homero se nos muere. Le quedan 22 horas de vida (Porque el Dr Hibbert lo tuvo mucho tiempo esperando jeje).


Tras esta devastadora noticia, Homero tiene que lidiar con la dura realidad. Pero aun más importante: debe decidir que hará con se día que le queda. Es entonces cuando decide hacer una lista de cosas que quiere hacer, pero las cosas no salen como planeaba: se queda dormido por lo que ya con eso pierde la mitad de su día (Vamos Homero, ya vas a tener tiempo de dormir para siempre), y ya con eso debe tachar cosas de su lista. De aquí en adelante, luego de tener un par de momentos emotivos en los que pasa sus últimos momentos con sus hijos (Cuando le enseña a afeitarse a Bart es simplemente genial), vemos como al pobre Homero, si ya de por si sabiendo que se va a morir, todo empeora, y empieza a salirle todo mal: además de haberse quedado dormido, al visitar a su padre se le va el tiempo y tiene que tachar cosas de la lista, y para colmo Eddie y Lou lo meten preso... mmmm... creo que con eso puede perder el resto de su vida, literalmente. Afortunadamente, Barney logra pagar la fianza y es libre. Entonces llegamos a la recta final, el anochecer se acerca, a Homero se le acaba el tiempo, y debe volver a su casa, pero no sin antes tomar una última cerveza y de paso insultar a Burns (Total si va a morirse no pierde nada ¿Quién no quiere insultar a su jefe sabiendo que nunca tendrá consecuencias?). Pero los problemas no acaban, el auto de Barney se rompe, y Homero no puede perder más tiempo, por lo que empieza a correr con todas sus fuerzas, llega a su casa, se despide rápidamente de sus hijos, y hace el amor una última vez con Marge. 


Entonces llegamos a ese final, ese trágico final, en el que Homero baja las escaleras al living de la casa, se pone unos auriculares, escucha música sentado en el sillón mientras espera el amanecer, y de pronto se desploma. Por Dios, no. ¿Será posible que Homero realmente haya muerto? ¿Nuestro Homero? No, no es posible... sigo mirando, veo que Marge baja las escaleras, encuentra a Homero, empieza a llorar, y temo lo peor, por un momento en verdad creo que está muerto. Y te dan ganas de llorar. Apuesto a que más de uno se quiebra con esta escena. Pero claro, es Homero, y no puede morir. Resulta que al final no estaba muerto, solo se había quedado dormido, y al parecer el pez globo en realidad por suerte no lo envenenó, así que Homero esta bien, y cerramos el episodio con ese conmovedor final, y el gran Homero prometiendo vivir a pleno y disfrutar cada día... en los créditos lo vemos sentado en el sillón comiendo costillas de cerdo y viendo la tv... bueno, hay cosas que nunca cambian.
En resumen, es un capítulo grandioso, con momentos hilarantes per también otros simplemente emotivos. Sin duda para esta altura, ya se nota que Los Simpson están tomando forma, mejorando sus guiones y chistes capítulo tras capítulo. No tengo más palabras, es un episodio genial de principio a fin. El próximo capítulo sin embargo creo que puede llegar a ser incluso mejor: "Los años que vivimos", el inolvidable episodio en el que nos cuentan la historia de como se conocieron Homero y Marge. Espero ansioso el revisionado de este episodio. Pero vamos a tener que esperar un tiempo, porque pienso dejar el Diario pausado lo que queda del mes, ya que si viene dentro de poco el Especial de Halloween, y quiero concentrarme en él al 100%, por lo que hasta noviembre no volveré con el Diario. De todas formas quédense tranquilos, porque mientras tantos traeré muchos posts interesantes para compensar la ausencia de la familia amarilla, incluido el especial de Halloween. Dicho esto, es momento de que dejen su opinión de este capítulo. Se cuidan amigos, nos vemos!

NOTA: 10/10

6 comentarios:

  1. gran capitulo, me dejarías por cierto trabajar en las reseñas del exorcista y la profecia

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Doctor! Sin duda un gran capítulo. Que coincidencia, yo también estaba haciendo una crítica de El exorcista. Podes criticarlas sin problema, yo voy a reseñar la de El exorcista también, además si hay dos críticas diferentes mejor, hay más variedad en el blog. Saludos!

      Eliminar
  2. maravilloso, la lista de cosas por hacer, el tono sentimental justo, la baba caliente...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Uy, la lista de cosas por hacer, el tono sentimental, la baba caliente, por todo eso que dices y mucho más el capítulo es simplemente magnífico.

      Eliminar