miércoles, 19 de agosto de 2015

Diario: Los Simpson. Temporada 2, capítulo 5. "Homero el animador"


¡Hola a todos! Seguimos analizando la mejor serie de todos los tiempos, y el capítulo de hoy es nada más y nada menos que "Homero el animador", el cual a diferencia de los capítulos previos (A excepción quizás del Especial de Día de Brujas), este no hace una critica a la sociedad o deja una moraleja al espectador, solo se encarga de soltar un chiste grandioso tras otro, y en definitiva, contar una historia sencilla con altas dosis de humor, así que no perdamos más tiempo, y veamos este gran episodio.

(A partir de aquí, SPOILERS)

Creo que algo que hace tan especial a este capítulo, es que curiosamente, al menos durante la primera mitad, no hay una trama definida, no existe un problema a resolver, solo son Los Simpson yendo a ver un partido de béisbol ya que el Señor Burns invita a todos sus empleados y sus familias al evento. Y ya está, eso es todo. Es cierto que todo parte inicialmente de Homero relatandole a Moe, Barney y los borrachos del bar su viaje a Ciudad Capital, pero pese a eso hay que reconocer el mérito del capítulo de mantenerse por 10 minutos sin un desarrollo de personajes o una trama en particular y que ns tengan enganchados a base de chistes. Solo son Los Simpson viviendo una situación cotidiana pero exprimiéndole hasta la última gota de humor: el jefe que no se acuerde de los empleados (El pobre e ignorado Homero jajaja), Encías Sangrantes cantando el himno de Estados Unidos estirando tanto las palabras al cantar que se hace interminable y todos menos Lisa no lo soportan (Lógico, ella lo admira), el beisbolista que no le firma una pelota a Bart y cuando Marge intenta lo mismo para que su hijo tenga la firma de su héroe le deja el número de habitación del hotel en el que se hospeda.... ejem. Y por supuesto lo mejor de todo, cuando Burns se siente convenientemente justo al lado de Homero, y este se ve obligado a no poder beber, insultar a los jugadores y hacer el mayor de los ridículos como acostumbra, hasta que Burns tratando de socializar le invita una cerveza, un trago llega a otro y unos vasos después ya son amigos inseparables, insultando a los jugadores, haciendo la ola y todo. Simplemente hilarante, ver como el Señor Burns y Homero se relacionan durante el partido, es un momentazo simplemente inolvidable. Pero por más grandes que sean Los Simpson, en algún momento tienen que plantear una historia o dilema a resolver. Entonces es cuando la diversión se acaba, al menos para el Señor Burns y los espectadores, ya que su equipo va perdiendo y el partido es sumamente aburrido, por lo que Homero improvisa, y alienta a la gente a animar a los jugadores para que puedan ganar, y ya sea por suerte o por las payasadas de Homero, el equipo gana.


A partir de aquí, Homero se presenta a todos los partidos con su nuevo trabajo de animador, alentando al público y los jugadores hacia la victoria, y resulta por un tiempo, hasta que pierden un partido, y Homero teme lo peor. Su jefe lo cita para hablar en su oficina, pensamos que lo despediría, pero resulta que el motivo por el que lo llamó es que lo quieren en Ciudad Capital. El que Homero se negara en la escena del bar en un principio a contar su historia ya nos anticipaba que eventualmente esta ciudad jugaría un papel importante en la trama, y en vista de que Homero no se sentía orgulloso o con ánimos de contar su aventura, tememos lo peor, sabemos que no le irá bien, pero no sabemos porque, y eso hace que nos quedemos incluso mas aferrados a nuestro asiento mientras miramos el capítulo. Es entonces cuando la familia Simpson viaja a Ciudad Capital, no sin antes despedirse de sus otros familiares y amigos, y una vez que están preparados para dejar Springfield y empezar una nueva vida, todo sale mal. Homero prepara un gran show, y vemos como disfruta su trabajo y siente la presión y los nervios por hacerlo mal, y lamentablemente es así, o mejor dicho, se luce como nunca antes pero al público no le interesa ¿Por qué?. A ver, como decirlo (Imaginen mientras leen la siguiente frase la voz de un tipo rico que se cree superior a todos los demás): "Ese vejestorio podría bailar en sucursales, pero esto es Ciudad Capital". OMG, disculpe Su Excelencia, no sabía que el show lo ofendía. Pues bien, que ahora me doy cuenta que para el final del episodio los Simpson siempre terminan dejando alguna indirecta para criticar a quien se lo merece. Los guionistas no pudieron dejarla pasar, simplemente no se resistieron. Pero afortunadamente todo sale bien, ya que la familia Simpson alienta a Homero, diciéndole que no hay problema en volver a Springfield para que no se sienta triste, y volvemos entonces a Homero en el bar, terminando de contar su historia, y sorpresivamente nos muestran como Moe, Barney y los demás se quedan admirándolo, y pidiéndole que cuenta la historia otra vez.


Creo que no hay nada más que decir: como siempre, antes de terminar, quiero mencionar algunos detalles del episodio que me parecen relevantes. Para empezar, creo que esta es la primera vez que se menciona la rivalidad entre Springfield y Shelbyville, y sus respectivos equipos de béisbol, los Isotopos de Springfield y los Shelby-villanos. Ya en el futuro veremos con mayor profundidad todo este asunto. También vale la pena mencionar la aparición estelar de Tony Benneth y su canción Capital City, que parodia a la canción de Frank Sinatra "New York, New York", y la verdad fue algo bastante divertido y original. Otro detalle es la escena en la que Bart se despide de Milhouse y hacen su saludo de saliva para ser "amigos por siempre", ya aquí empieza a verse en la serie la amistad entre estos dos, algo que en la primer temporada no parecía relevante. Y por último agregar que este es el episodio en el que nos introducen al Pifiabolas (Jeje los traductores latinos siempre tratando de igualar o superar los chistes originales, sin ellos la serie no hubiera sido lo mismo), la mascota de Ciudad Capital a quien seguiremos viendo como un personaje de relleno en futuros episodios. 
En resumen, es un capítulo divertido y creativo que logra entretener y enganchar al espectador a montones como si fuera algo absolutamente sencillo. Sin duda alguna a estas alturas ya se nota el ascenso constante del nivel de comedia de Los Simpson. En breve comentaremos el siguiente capítulo, "La sociedad de los golfistas muertos", pero hasta entonces dejen su opinión de este episodio. Se cuidan amigos, nos vemos!

NOTA: 10/10

No hay comentarios:

Publicar un comentario