sábado, 29 de octubre de 2016

Crítica de Vampiros, de John Carpenter. Cuando los muertos vivos aun asustaban


¡Hola a todos! Terminada mi reseña de La Cabaña en el Bosque, es momento de seguir el especial con un film muy infravalorado, desconocido y hasta podría decirse olvidado, creado por el que es posiblemente uno de los mejores directores de cine en el género de terror, sino el mejor: el maestro John Carpenter. No he visto su filmografía completa, de hecho solo vi La Niebla y Fantasmas de Marte, ambas películas entretenidas sin llegar a ser excepcionales. Se que el director tiene en su haber clásicos como La Cosa y Halloween, pero hoy decidí traerles mi opinión sobre una cinta de Carpenter que descubrí tan solo por casualidad haciendo zapping en la tv y que al verla quedé maravillado por su genialidad. Me refiero por supuesto a Vampiros ¿Nunca la sintieron mencionar? Es comprensible. Yo no la conocía hasta verla, así que si ustedes tampoco la conocen no me sorprendería, ya que aparentemente es un film que pasó bastante desapercivido. Así que, para hacerle justicia a esta infravalorada cinta y seguir con nuestro Especial de Halloween, voy a hacer algo diferente a lo que acostumbro y hacer la crítica sin spoilers, para animarlos a que la vean si nunca lo han hecho. Les aseguro que querrán darle una oportunidad. En fin, sin más preámbulos, empecemos.

(Crítica sin SPOILERS)

Creo que el verdadero motivo por el que adoré esta película no fue la trama, que pese a ser sencilla de todos modos te engancha de principio a fin, ni los personajes pese a que son queribles, carismáticos e inolvidables, ni la dirección de Carpenter más allá de lo magistral que sea, ni las descomunales y adrenalíticas escenas de acción, que hay montones y se gozan muchísimo. No, ninguna de esas maravillosas virtudes es la que más destaca. Nada de eso importa tanto como la gran virtud de esta cinta: el concepto en si de los vampiros y la visión que plasma Carpenter sobre estas criaturas en su historia. La razón por la que amé esta película desde el primer instante es porque me recordó algo que creí que ya no existía y di por perdido hace tanto tiempo. Me refiero por supuesto a como se retrata a los vampiros en esta cinta. Gracias a Carpenter, recordé lo que significa un vampiro. No es un acosador estúpido que se disputa el amor de una adolescente de 17 años con un hombre lobo y además brilla cuando le pega el sol en lugar de destruirlo, ni una persona sufrida que solo se lamenta por los increíbles dones y poderes que posee o una especie de anti-héroe para que "no parezca tan malo como aparente". No, aquí tanto Carpenter como el personaje de James Woods nos dejan bien en claro que son monstruos, criaturas despiadadas con una sed de sangre insaciable, malignos seres que lamentarías toparte en tu camino por el bien de tu propia vida, unos malvados que masacran gente y disfrutan haciéndolo, y que por lo tanto deben ser destruidos a toda costa. Francamente, me encanta que Carpenter haya respetado y mantenido la esencia de estos personajes en su film, porque entre tantos vampiros buenitos y melancólicos ya me estaba empezando a hartar de todo lo que se refiriera a ellos pero gracias al director recordé que pueden contarse buenas historias con estos personajes y ser antagonistas formidables si se los utiliza como se debe. Tan solo por esto ya recomiendo encarecidamente que vean la película,  por el simple hecho de volver a experimentar ver una película con vampiros "clásicos" y no los modernos y empalagosos de ahora.


Eso no significa que "Vampiros" se queda solo en un retrato fiel sobre estas criaturas. No, también tiene otra grandes virtudes que deberían haberlo convertido en un imprescindible clásico del género: la trama, de la cual no quiero decir mucho en detalles para no soltar spoilers, atrapa de comienzo a fin. Básicamente, la historia es acerca de un grupo de caza-vampiros encabezados por James Woods, quien interpreta a Jack Crow, un experto en asesinar vampiros que juró destruir a estas criaturas malignas ya que causaron la muerte de sus padres cuando era un niño, motivo por el que se dedica a darles caza, pero que cuando es emboscado todo su grupo salvo su compañero Montoya es asesinado por un despiadado vampiro llamado Valek, lo que lo obliga a embarcarse en la tarea de reconstruir a su equipo y eliminar al vampiro. De los personajes, Crow es por mucho el mejor, un completo badass lleno de carisma que se roba el show en cada escena, un típico héroe de acción de los 90s que es imposible no gritar ¡Fuck yeah! cada vez que entra en escena. Daniel Baldwin hace perfecto el papel del compañero sinvergüenza y galán, Tim Guinee es completamente hilarante como el Padre, Sheryl Lee como Katrina desprende sensualidad a cada momento y Thomas Ian Griffith una vez más demuestra que disfruta muchísimo haciendo de villano (Se le notaba desde Karate Kid 3. Si, el vampiro es el malo de Karate Kid 3. Mejor imposible). De la dirección de Carpenter no hay mucho que decir a estas alturas, todos sabemos que el maestro tiene una gran capacidad para dirigir escenas de acción creativas, originales y emocionantes, al igual que infundir una gran dosis de terror cuando se lo requiere. Nada más le exijo en sus películas. Siempre le pido eso y lo cumple con creces. En definitiva, estamos ante un film excelente que si bien no es perfecto, se disfruta de principio a fin y es de visionado obligatorio para cualquier fan de los vampiros y el terror en general. Una joya infravalorada. Eso es todo por ahora, es su turno de comentar que les pareció la película si la han visto, y si no lo han hecho, les recomiendo que le den una oportunidad, dudo que los defraude. Pronto seguiremos analizando m<s películas de terror. ¡Se cuidan amigos, nos vemos!

NOTA: 9/10

10 comentarios:

  1. Es reconocer que soy un viejo, pero como me gusto esta peli cuando la vi en el cine en 1998 (al igual que Blade, gran año para los vampiros)
    Un reparto cojonudo, una gran ambientacion con cuatro duros, y sobre todo Carpenter, un maestro en el genero fantastico.

    Que lastima que ya no haya espacio para los John Carpenters

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Uff, lo que hubiese molado haberla visto en el cine allá en el 98. Lástima que apenas nací un año después xD Oye, tampoco tienes que ser viejo para haberla visto en el cine, solo fue 18 años atrás, ni que fueran 50 jajaja.
      Carpenter es un grande, me encantaría que saliera de su retiro, directores como él nos hacen falta.
      ¡Saludos esdla!

      Eliminar
  2. Respuestas
    1. Jajaja ¿Por qué la indecisión? Para mí estuvo muy buena, seguramente ya es una de mis pelis de vampiros favoritas, pero cada quien con sus gustos.

      Eliminar
  3. Hey Franco!!
    Puff, ya sabes que a mí no me gusta mucho el cine de Carpenter XD
    Encontré muy sobrevaloradas La Cosa y Halloween, así que probablemente esta no la vea. De momento tengo otras prioridades XD

    Saludos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hey Logan!!
      Bueno, si a ti no te gusta Carpenter es posible que esta entonces no la disfrutes tanto como yo, pero aun así te diría que algún día le eches un vistazo. Mira tus prioridades primero, pero en algún momento dale una oportunidad ¡Saludos!

      Eliminar
    2. Ok, lo tendré en cuenta.
      También te digo que los vampiros nunca me han llamado la atención. Prefiero los zombis XDDD

      Saludos!!

      Eliminar
    3. No sabía eso de los zombis, yo creo que entre los monstruos no tengo un favorito. Tal vez el hombre lobo xD Lo que si sé es que dentro del género de terror lo mejor son los psicópatas, creo que estarás de acuerdo conmigo en que pueden ser más aterradores que cualquier monstruo que imagines.
      Saludos Logan!!

      Eliminar
    4. Uy, eso sin duda, los psicópatas son los más escalofriante y fascinante que hay en el género.
      Aunque en El Conjuro creo que se sentiría fuera de lugar XD

      Saludos!!

      Eliminar
    5. Si, son personajes sumamente fascinantes, aunque como bien dices no encajarían en esta saga jaja ¡Saludos!

      Eliminar